19 agosto 2020 por Eduardo Barbosa

El Covid19 no amenaza solo con ser una de las mayores crisis sanitarias de los últimos tiempos, sino también con ser el virus que origine una de las mayores crisis sociales capaz de truncar el crecimiento y la buena salud del que gozaba el sector cervecero a nivel global.

El confinamiento trajo en consecuencia el cierre de bares, tabernas e importantes eventos cerveceros por donde miles de litros de cerveza fluían y mantenían en constante crecimiento al sector más independiente. La crisis originada por el COVID y la lenta recuperación del sector hostelero está poniendo en grandes dificultades a un gran número de productores cuyas ventas dependían casi en su totalidad del canal HORECA.

En EEUU donde el modelo de negocio de muchas cerveceras craft depende de la venta de sus  propios Tap Room, el impacto se estima que será tremendo y  según la Brewers Association un 60% de  estas pequeñas cerveceras se pueden ver obligadas a cerrar si la situación del Virus no se estabiliza rápido. Extrapolando estos datos, 5.000 de las 8.275 fábricas cerveceras de EEUU  han visto bajar su facturación más de un 70% en lo que va de año.

En Europa la situación es muy similiar a la de Estado Unidos. Los datos que comparte la asociación The Brewers of Europe con sede en Bruselas, refleja la importancia que tiene el  sector cervecero en la economía. Por cada puesto que se pierde en una fábrica de cervezas son 16 puestos perdidos en la economía europea.

En España, según AECAI el sector artesanal integrado por cerveceras, tiendas y locales especializados genera alrededor de 3.400 puestos de trabajo directo y se estima que unos  18.100 puestos de trabajo indirecto. Las consecuencias económicas del coronavirus en el sector son todavía impredecibles, pero según las encuestas se cree que se quedarán por el camino el 23% de los empleos que generan actualmente, lo que implicaría una pérdida de 5.000 puestos de trabajo en todo el sector y el cierre de un buen número de negocios.

Pero si hay algo digno de admiración y de orgullo en el segmento craft es su capacidad de adaptación y resilencia. Muchos productores han puesto a funcionar en tiempo record sus tiendas online con grandes incrementos de venta con respecto a ejercicios anteriores y pese que en ningún caso estas ventas pueden llegar a compensar la pérdida de la hostelería, todo apunta a que este modelo se quedará como un nuevo canal a desarrollar en sus planes comerciales.

Mientras el sector negocia las ayudas del Estado, es importante que como consumidor sepamos que una cerveza servida en un bar genera hasta 4 veces más valor que una misma cerveza vendida al por menor. Por eso, apelando al sentido común y siguiendo las medidas de seguridad sanitarias para garantizar una recuperación segura y sostenible, ahora más que nunca tenemos que visitar nuestros bares para ayudar el consumo local y reactivar lo antes posible la cadena de valor del sector.

Eduardo Barbosa

Publicado por

Eduardo Barbosa