26 agosto 2021 por Redacción

La línea que marcaba claramente un listado de categorías de bebidas bien definidas, se ha difuminado en la actualidad. Las bebidas híbridas son una moda que procede sobre todo de Estados Unidos y que ahora se importa a Europa con fuerza.

El aluvión de zumos de frutas con té o que van mezclados con distintas hortalizas, la multitud de bebidas energéticas con ingredientes como la chía, el coco o de otros productos naturales, o incluso las leches de origen animal mezcladas con las de almendra, avena o de otros componentes, son algunos de los ejemplos más representativos de un nuevo mercado emergente que se impone bajo el eslogan de productos con múltiples beneficios saludables, y que se incorporan con una garantía de calidad. Propuestas muy apetecibles para el público, ya que aportan suficiente confianza y fiabilidad para su consumo. 

Con las bebidas híbridas, además de ampliarse el mercado, se marca un antes y un después en la industria, todo con el objetivo de satisfacer la demanda de un consumidor mucho más exigente y con un cambio radical en sus hábitos, gustos y preferencias. 

Actualmente y con tanto “claim”, es complicado distinguir si se está ante un té, un zumo o una bebida carbonatada energética. Veamos qué está pasando y despejamos dudas…

Las bebidas híbridas, un pequeño caos entre categorías

Las bebidas híbridas se pueden definir como aquella clase de bebidas que están poco definidas -a medio camino entre una categoría y otra- y a las que al mismo tiempo no se pueden categorizar e incluir en un listado específico de los ya existentes. 

Aparecen como una necesidad para satisfacer la demanda de productos más saludables, que pretenden unir lo mejor de dos mundos: productos bajos en calorías y con beneficios healthies de algunos elementos como por ejemplo el té y los sabores agradables y la indulgencia de elementos como la fruta. 

De ahí que existan varios frentes y se intenten delimitar los grupos más importantes. 

Los 4 grandes grupos de bebidas híbridas que marcan tendencia 

1. Bebidas lácteas y vegetales ¿Qué les depara el futuro?

La preocupación por el impacto medioambiental y ético acerca de la producción de lácteos, ha llevado a la búsqueda de nuevas alternativas vegetales (proliferación y popularidad de una producción y un consumo de bebidas de soja, almendra, coco o avena entre otras (a día de hoy existen de todo tipo: lino, alpiste, espelta, etc.). Al mismo tiempo están aquellos consumidores acérrimos de café que necesitan combinar su taza con leche. 

El sector dedicado al servicio de café cada vez está más ligado al consumo de bebidas vegetales. Hace tiempo se dieron cuenta que el público demanda bebidas más saludables y es raro que no las sirvan. Por ejemplo, el Honey Oat milk Latte y Brown Sugar Oat milk Iced Shaken Espresso de Starbucks, con café y leche de avena, que ya son todo un clásico

Sin embargo la compañía se enfrentó recientemente a la escasez de esta nueva alternativa láctea por parte de Oatly, marca sueca con la que trabaja desde principios de 2020. La leche de avena se ha impuesto como tendencia desde hace varios años. Es la que más se utiliza para mezclar con café por su textura y consistencia. Muy similar a la leche de vaca, es mucho más sostenible respecto a otras como la de almendra, que demanda una gran cantidad de agua para su cultivo. De ahí que ahora servirla se haya convertido en todo un desafío por escasez de suministro.

Este aluvión de nuevos productos sustitutivos de la leche tiene un “ripple effect” porque está afectando a otros segmentos, especialmente al del café o al culinario. Actualmente existen infinidad de opciones como las natas de origen vegetal, o los “creamers” para aquellos consumidores acérrimos que necesitan combinar su taza con leche.  

Otro de los lanzamientos novedosos de bebidas híbridas tiene que ver con las leches vegetales. Es el caso de Dairy Farmers of America (DFA) que ha lanzado una línea de productos bajo su nueva marca Live Real Farms que combina leche de vaca con leche de origen vegetal ofreciendo así, tal y como indican “lo mejor de los dos mundos”.

2. Aguas + zumos de frutas, las bebidas híbridas saludables e hidratantes

Estas aguas saborizadas se han convertido en una alternativa de consumo. Su poder hidratante y para paliar la sed, además de sus propiedades y un contenido bajo en calorías las ha hecho muy apetecibles para el público. Sin embargo, detrás de la etiqueta “saludable” se esconden numerosos casos que en mayor o menor medida contienen componentes como el jarabe de azúcar invertido, zumos de frutas a base de concentrados (6%), o los aditivos. 

Los gigantes se están uniendo a esta tendencia con el objetivo de responder a las necesidades de los adolescentes, para la tranquilidad de sus padres. Es el caso de Pepsico. La compañía ha lanzado recientemente Frutly, la bebida hidratante que llena ese espacio de bebidas naturales con beneficios nutricionales e hidratación sin azúcares añadidos ni edulcorantes artificiales. 

3. Té antioxidante, con frutas o verduras

Otra de las alternativas más demandadas es el té mezclado con zumos naturales de frutas y algunas verduras. El activador y las propiedades del té lo están convirtiendo en el tentempié preferido de distintos grupos de consumo. 

POM Wonderful ha apostado por su nueva línea de productos té potenciador de bayas de saúco de granada y el té blanco de flor a base de naranja y granada.

4. Bebidas energizantes naturales con cafeína 

Aquí se incluyen entre otras nuevas referencias a base de café con refrescos o las bebidas energéticas  con ginseng o guaraná. Las marcas internacionales ya están apoyando de forma activa estas nuevas bebidas híbridas. 

Water Joe fue la primera bebida a base de agua con cafeína. Se ofrece como alternativa más saludable frente al café y los refrescos o bebidas energéticas azucaradas. 

Coca-cola Company innova con su nueva bebida pionera de café refrescante RTD que llega a USA disponible en varios sabores. Bajo el claim «bebe como una Coca-Cola y termina como un café” está disponible en varios sabores, Coca-Cola con Café (Dark Blend, vainilla y caramelo), y Coca-Cola con Café Zero Azúcar (Dark Blend y Vanilla) mezclada con café brasileño. Todos los envases contienen 69 mg de cafeína por cada 12 oz.

Redacción

Publicado por

Redacción