30 junio 2021 por Redacción

Más allá de los refrescos y del concepto de bebida como remedio para paliar la sed, las bebidas veganas o de origen vegetal se imponen con fuerza como sustitutos de algunos alimentos o tentempiés.

En un sector tan competitivo, lleno de constantes novedades y de tendencias dirigidas al consumidor y sus necesidades, las bebidas a base de plantas cobran fuerza y apuntan hacia un futuro muy prometedor dentro la industria.

A ello se suma la inesperada pandemia, que ha generado una mayor concienciación sobre la importancia de algunos aspectos como una buena alimentación, el cuidado de la salud, la seguridad alimentaria o la sostenibilidad. Hechos todos ellos en sintonía con una mayor demanda de este tipo de productos de origen vegetal. 

Bebidas veganas, delimitando conceptos

Las bebidas veganas, también llamadas bebidas de origen vegetal o elaboradas con plantas, son una categoría de bebidas cuyos ingredientes y elaboración requieren de una serie de condicionantes que deben cumplir sobre todo con las expectativas de su público vegano, muy exigente con los procesos de fabricación de los productos. De cara a su consumo, los veganos demandan la eliminación absoluta de cualquier elemento de tipo animal, tanto en su composición, como durante su producción. 

Es más, sus exigencias y parámetros llegan hasta el punto de que dichos productos no sean probados con animales. Más bien que sean “cruelty free”, porque lo vegano es un estilo de vida basado en la ética y el respeto medioambiental y de salud. 

Así, a diferencia de los ovolactovegetarianos, que sí admiten algunos productos como la leche o los huevos, los consumidores veganos excluyen de su dieta cualquier alimento procedente del animal. Por ejemplo en el caso de la leche, suelen sustituirla con otras alternativas de avena, soja, o almendras.

Un desafío para la industria

La fabricación de bebidas está siendo una de las premisas para el  veganismo, y se convierte en todo un desafío para la industria. Es el caso de algunos vinos, que emplean gelatinas de animales para procesos como el de la clarificación, y que tienen que sustituir por componentes de origen vegetal, o determinados refrescos que contienen trazas de pescado como estabilizador del colorante, y que en este caso están eliminados de la lista del público vegano.

Esta circunstancia es la que está provocando un cambio en determinadas marcas de bebidas, que concienciadas con este movimiento, se plantean abastecer a este nicho de mercado, respetando su causa a lo largo de todo el proceso de fabricación. A través de algunas medidas como por ejemplo la inclusión del certificado V-Label avalado por la Unión Vegetariana Española, cuya misión es ofrecer de forma clara, identificativa y a simple vista, los productos vegetarianos y veganos mediante su sello de certificación, proporcionando así a los fabricantes la seguridad de garantizar que el producto cumple con los criterios establecidos.

La particularidad del consumidor vegano es que al final forma parte indispensable del proceso de creación de nuevas fórmulas veganas. Tanto para probar nuevos sabores, ya que las bebidas a base de plantas tienen que resultar sabrosas, como dentro de su proceso de packaging, a través del empleo de envases más “ecofriendly”, con soluciones compostables y biodegradables. 

Cifras de mercado

El aumento de intolerancias junto a la proliferación de dietas especiales y libres de alérgenos, señala que aparecerán nuevos nichos de mercado de bebidas a base de plantas.  Uno de los aspectos más significativos está en el sello orgánico; sin duda puede ser decisivo para que la demanda se amplíe y empiece a generar ruido entre las generaciones Z o los consumidores millennials. 

Otro de los grandes retos está en su expansión. Las bebidas veganas tienen que estar al alcance de cualquiera en cuanto su distribución y precios, además de poder resultar “bebibles” por su sabor y textura. 

Por zonas geográficas, el mercado de las bebidas vegetales (tomando como referencia el año 2018 y con un horizonte puesto en 2023) está creciendo exponencialmente en América del Norte y en otras zonas como Europa. Se prevé que alcance aproximadamente los 19,67 millones de dólares en 2023.  

Fuente: Marketsandmarkets

¿Qué tendencias marcan el segmento de bebidas veganas?

Se ha podido comprobar que el veganismo no es una moda pasajera y ha llegado para quedarse. Algunos hechos marcan esta realidad y surgen algunas tendencias importantes y nuevas fórmulas, entre otras, 

1. Las bebidas veganas no son sólo para veganos

Aunque en un principio surgieron para grupos determinados y más exigentes, las bebidas a base de vegetales se han extendido para un consumo generalizado. 

2. Bebidas a base de avena

Como complemento alimenticio a primera hora, o como snacks a lo largo de todo el día, las bebidas de avena están cobrando gran auge frente a la leche de origen animal. 

3. El guisante como ingrediente en la bebida

Su alto contenido proteico, hace que sea una buena elección para los veganos o cualquier usuarios que lo quiera como alternativa para aportar la proteína vegetal en su dieta. 

4. Leches a base de arroz o soja

El arroz es un ingrediente barato y muy abundante. Con un buen procesamiento que elimine su alto contenido de almidón aporta resultados muy óptimos. 

5. ¿Cervezas veganas? Más de las que se puedan creer

Tal y cómo suena. Algunas cervezas llevan en sus procesos de filtrado elementos de origen animal, pero son ya muchas grandes compañías y marcas las que conscientes de la creciente demanda, se han apuntado al carro de las cervezas “vegan-friendly”.

La famosa Guiness anunció todo el paso de su gama de cervezas al completo como 100% veganas. 

En España son numerosas las fábricas y grandes marcas que lo tienen en su portfolio. Cervezas Alhambra (del grupo Mahou San Miguel, que también contempla la fabricación apta para veganos en todos sus productos), y un amplio listado en el que por nombrar algunas se incluyen Cervezas Cibeles, Cervezas La Virgen, y largo etcétera de compañías unidas a la causa. 

6. Bebidas espirituosas veganas 

Las bebidas espirituosas veganas siguen un proceso de destilado en el que el alcohol se fermenta a partir de ingredientes fermentados. La mayoría de este tipo de licores ya son aptos para veganos (los licores sin sabor como el whisky, gin, vodka, ron, brandy, entre otros) pero sin embargo existen algunos que no, como los licores de café, las cremas y casi todas las bebidas que llevan miel. 

7. Cold brew coffees y lattes

El cold brew coffee más puro es vegano. El tema se complica en el caso de las bebidas enlatadas, que en ocasiones llevan algunos productos no aptos para veganos como la miel. Starbucks lanzó su propia versión hace algún tiempo. 

Con la lattes ocurre un poco lo mismo. Son cada vez más las marcas que están lanzando alternativas a base de avena, soja y de otros ingredientes, en lugar de la leche de vaca.

Redacción

Publicado por

Redacción